Prisioneros: un thriller de verdad

Tras un verano, en general, de cine insulso, con la permanente sensación de que nada le sorprende a uno en una sala de cine, Prisioneros es un regalo para el espectador que busca algo más que un rollo mal escrito con muchos efectos especiales.

Prisioneros es puro cine porque te atrapa durante dos horas y media, desde su arranque hasta su último plano. No te abandona en ningún momento a tu libre albedrío, no te permite pensar en el whatsapp o en qué hora es. Es un reloj suizo.

Los motivos son varios. El primero es el guión. Es un thriller bien escrito, consistente, sin lagunas, ni incoherencias, no hay tramas sin acabar, un texto que desenreda todos los nudos. Eso es lo primero de esta gran película. Hay un tipejo que ha escrito como mandan los cánones, haciendo que todas las piezas del puzzle hayan aparecido antes de acabarlo, que encajen como deben encajar, si recortarlas a última hora.

La segunda razón es la dirección. La película tiene un poder visual notable. Te mete debajo de la piel esa luz de final de otoño. Esa oscuridad que invade las tardes, esas noches frías y negras en las que solo surgen islas de luz. Esos claroscuros de las casas, elos pasillos, los dormitorios, los sótanos, esos cuartos de baño terroríficos, esas escaleras que llevan al horror… Es una película en la que cada plano compone el desasosiego general.

Y lo tercero son los actores. Bravo por Hugh Jackman, un señor que aparte de dedicarse a hacer de Lobezno para ganar pasta, interpreta bien. Bravo por Jake Gyllenhaal, que interpreta a ese policía extraño, que no descansa, que parece no dormir ni tener casa, que vaga por aquel oscuro lugar buscando a dos criaturas, como si no hubiera nada más. Y como complemento ese padre cobarde, temeroso de Dios y de la ley, desesperado, interpretado por un tipo sencillo y genial como Terrence Howard. Las secundarias y ese muchacho que hace de deficiente completan un reparto excelente.

Es todo eso junto, bien engarzado, y con ese aire de complicidad con el espectador, que sabe más que cada uno de los personajes, pero menos que el asesino, ese aire de suspense del mejor Hitchcock, lo que hacen de esta película una obra mayor, a opinión del firmante. Una vez vista, por su temática, o por su estética, recuerda inevitablemente a Mystic River, de Clint Eastwood, o a Zodiac, de David Fincher, dos obras mayores de principios del siglo XXI. Aun así, con la peli aun fresca, creo que no desmerece a ninguna de las anteriores, y me atrevería a decir que el mismísimo Fincher, creador de Seven, Zodiac o El Club de la Lucha, hubiera estado encantado de haber filmado este peliculón.

El cuestionario del criticador:

Con quien ver esta película… Con cualquiera, amigos, novi@, madre, padre o hij@ (mayor de edad)

Lo mejor de la peli… Que no te deja de sorprender hasta el último plano.

Lo peor de la peli… Que por algún absurdo motivo será menos vista que otros bodrios, y se llevará poco o ningún Óscar

Una nota… De 0 a 10, un 8 largo…

Un consejo… Véala en V.O.S., debe de ser aun más impresionante.

Anuncios

Un comentario en “Prisioneros: un thriller de verdad

  1. …no la he visto pero por lo que sé es una de las iniciales favoritas para la carrera de premios…tenía ganas de verla pero sin duda ahora la veré

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s