La gran familia española: lo coral por lo coral

El creador de La Gran Familia Española destaca por tener muy buenas ideas. Son ideas pequeñas, no como para una peli entera, pero si que sirven de motor. La segunda cosa por la que destaca es que no sabe hacer crecer esos puntos de partida o esas buenas e inconexas ideas, y así generar películas redondas.

Azuloscurocasinegro es una película que tiene buenas ideas, pero que naufraga como largometraje porque su director y guionista abusa de su buena idea, y coloca morcillas para darle consistencia.

Gordos, para mí lo mejor de él, guarda también un punto de inconsistencia. Y Primos vuelve a ser algo parecido, donde lo importante son unos buenos chistes y gags protagonizados por el genial Raúl Arévalo. Y poco más.

Pero claro, con La Gran Familia Española ha ido a por la coralidad que ya se intuía en Primos, y se ha montado una película que habla de demasiadas cosas y de nada en particular. La película regala grandes momentos y grandes interpretaciones, nos deleita con ingenios artísticos, y sobre todo nos regala naufragios narrativos y sucesos por la cara. Diseccionemos:

Divertida, adorable, esa Verónica Echegui de treinteañera insegura. Magnífico ese Antonio de la Torre. Buenos secundarios, que es lo mejor que tiene nuestro cine, regular en los guiones, la dirección y sobre todo la producción. Algunos buenos chistes, bonita la idea de ese hombre que nombra a sus hijos como en Siete novias para siete hermanos… Mucha parida ingeniosa, cada una por su lado,…

En lo negativo, excesivo, flojo, plano, ese Quim Gutiérrez, un señor que tiene la misma cara lavando a su padre desvalido que el día de la boda de su hermano, un actor que por algún extravagante motivo está bien visto en este pais. Basta ya de Quim Gutiérrez, porque no es el mejor actor de su generación ni nada parecido. Negativo ese momento videoclip absurdo de inicio de la boda (¿fue una apuesta perdida del director?). Negativo ese desperdicio del camarero torpe (si inicia usted los gags, acábelos hombre…).

Es La gran familia española otro ejemplo más de cine español imperfecto que he visto últimamente, como Caníbal o Las brujas de Zugarramurdi. Una película que acaba de repente de una manera un punto inesperada, que interrumpe las tramas para insertos muy ocurrentes del director (esa mezcla de las conversaciones de las dos familias con los novios está muy bien, divierte, pero no viene a cuento) y que no explota todo lo bien que debiera el paralelismo con el mundial, o el motor que la mueve: esa familia en descomposición en un día de tanta comunión. Lo hace todo de manera forzada, como si el director hubiera dicho un día de cañas: “Quiero hacer una peli de una boda y el climax del tercer acto va con el gol de Inhiesta”.

Qué idea más cojonuda pensarían sus colegas… Pero señor, no construya usted más casas por el tejado…

El cuestionario del criticador:

Con quien ver esta película… Con su pareja. Es una peli que ablanda el corazón un poco si uno no se pone crítico.

Lo mejor de la peli… Algunos actorazos

Lo peor de la peli… Que tiene poca gracia, y que te intenta hacer llorar de manera muy artificial, y más por el gol de Inhiesta que por otra cosa.

Una nota… De 0 a 10, un 5

Un consejo… Vea Gordos de este señor, que es su peli más decente, y vea Primos para disfrutar en plenitud del gran Raúl Arévalo, y no se quedará a medias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s